Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por getitright el Lun Mar 12, 2018 6:33 pm

It's not that I want you not to say, but if you only knew how easy it would be to show me how you feel. 
More than words is all you have to do to make it real, then you wouldn't have to say that you love me 
because I'd already know. What would you do if my heart was torn in two? 
More than words to show you feel, that your love for me is real. 
What would you say if I took those words away?
Then you couldn't make things new just by saying
 I love you.



Now that I've tried to talk to you and make you understand 
all you have to do is close your eyes and just  
reach out your hands and touch me,
hold me close, don't ever let me go.

avatar
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por youmakemeglow el Jue Mar 29, 2018 9:36 pm


HAILEE STEINFELD.
¡Regresa aquí, jovencita! —Fue lo último que escuché de mi padre mientras corrí escaleras abajo, debía huir, huir tan pronto y rápido como pudiese, porque no quería estar un segundo más viviendo aquella pesadilla, las mil y un maneras que tenía él de arruinar mi vida, la rutina de su vida, lo que le generaba placer, llevar la contraria a mis sueños, para verme ser cada vez más miserable. Era precisamente mi padre. A pesar de escucharlo a lo lejos decidí que no podía quedarme un segundo más y que aunque la huida solo duraría unos días, me serviría para dejarlo atrás, o tal vez imaginar que lo dejaba atrás. Cuando puse mis pies fuera de la casa corrí a mi vespa estacionada a las afueras de la mansión, una vez más una voz masculina se hizo presente en el lugar.— ¡Señorita Hailee, espere! —Gritó Lucius, el mayordomo, pero sólo conseguí negar con mi cabeza, no era la primera vez que huía, después de todo, además, todos sabían que era un impulso, no me pasaría nada, no iría muy lejos, sólo quería por un segundo, alejarme de la realidad que me envolvía, aquella realidad de la cual me había tenido que hacer presente desde el momento que decidí que quería hacer algo diferente a los siempre deseos de mi padre ¿De quién era esta vida? ¿De él? ¿Mía? En algún momento él dejaría de ser quién es y yo siempre seguiría viviendo bajo su sombra, como siempre quiso, como siempre lo deseó. Entonces ahí estaba yo, desplazando mi vespa por la carretera huyendo de mi padre una vez más como tal adolescente, me hacía sentir una niñata malcriada, pero ¿Cómo se actuaba ante un padre controlador como el mío? Lo único que te quedaba era actuar con instinto, sólo eso.

La brisa fresca de California era lo único que podía hacerme sentir que no todo estaba perdido, que quedaba una última esperanza en aquél naufragio. Estacioné mi vespa en las cercanías de aquél mirador, sintiendo demasiada adrenalina, mi corazón estaba latiendo muy fuerte y seguía de pie observando el horizonte como su aquello sanase mi alma hecha pedazos, era complicado, lo era cuando me sentía en tal encrucijada, aquella que él me había puesto. Era una niñata malcriada y para la edad que tenía aquella situación era un desperdicio, debería tener la capacidad de poder decirle que podía tomar mis propias decisiones, quizás era demasiado cobarde. Apagué mi celular cuando este comenzó a vibrar sin cesar, consciente de los remitentes y tomando de vuelta mi casco subí a mi moto, un largo paseo terminaría de tranquilizarme antes de regresar a la facultad.

Los Ángeles no era precisamente un lugar de trafico insufrible, en cambio me podía deslizar en mi medio de transporte con toda la libertad del mundo, exceptuando los semáforos que siempre habían sido mi desgracia ¿Un par de multas al respecto? Las tenía, era terrible para localizarlos, para mí, la calle siempre era libre de andar sin reglas. Y quizás por aquello me ocurrió lo que me ocurrió. Tras poner en marcha mi moto escuché un sonido seco, uno que conocía, ese cuando caes al suelo, y algo de metal sonaba. Un Audi gris estaba de lleno contra el tren delantero de mi vespa y mi cuerpo casi en el suelo, abrí mis ojos de golpe y me moví para levantarme.— ¿Qué demonios sucede contigo? ¡Era mi luz! —Grité, aunque en realidad no lo era. Quité mi casco y me asomé por la ventana de piloto esperando la llegada del mismo y ¡Ay que lo esperaba! Cuando el cuerpo de aquél masculino salió lo observé con desdicha.— ¡Mira lo que le has hecho a mi bebé! —Exclamé, porque él realmente había dañado a mi bebé.
avatar
Mensajes : 3893

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por youmakemeglow el Jue Mar 29, 2018 10:23 pm


LIAM PAYNE.
Tomaba terribles decisiones, sí, lo hacía. Estaba seguro que aquella no era la mejor idea que había tenido, pero debía hacerme la idea, mientras pensaba tan siquiera en regresar a Las Vegas. En el momento que Doc, mi jefe, me entregaba mi uniforme sentí que mi vida estaba a punto de cambiar para siempre, este no era otro juego de los cuales solía tener con Elizabeth después de regresar del trabajo de mi padre, esto se trataba de algo más serio, hacer algo honesto por primera vez en mi vida, un trabajo real y debía asumirlo como tal, la razón por la cual había pasado la prueba e impresionado al jefe era un tema el cual me iba a reservar, serpia cuestión de irlo descubriendo poco a poco, ahora estaba poniendo un pie en San Diego, no tan cerca de mi ciudad natal, pero tampoco tan lejos. Eso de borrar tu reputación era bastante difícil, pero Doc era un as, quizás el mejor en burlar ciertos sistemas de seguridad sólo con la intención de tener a los mejores en su equipo, porque sólo un criminal podía atrapar a otro criminal, o esa era su política y yo no lo criticaba, en cambio, le daba un 20/10, pensaba ligeramente parecido a él y lo consideraba mi salvación cuando logró que mi expediente estuviese completamente limpio. Bingo, era el trabajo ideal. Coloqué en mi saco la pequeña placa que me había asignado: Guardaespaldas. Me observé en el espejo con cierta nostalgia, seguramente mi padre estaría decepcionado, mi madre en cambio no podía con tanto orgullo, yo siendo otro. Sacudí ligeramente mis hombros y tomé un ligero suspiro observando la carpeta que yacía en la mesa de noche: Isabella Hadid era su nombre, y ya había escuchado de ella.

No es como que la vida de alguien había estado a mi cargo antes, pero tal parecía que la vida de la señorita estaba en peligro.— Isabella es particular, pero no es mala persona. Tuvo algunos problemas de carácter, así que es bueno que lo sepas. —Comenzó diciendo Doc mientras nos dirigíamos rumbo a casa de los Hadid donde presentarían al nuevo cuerpo de seguridad para toda la familia del aclamado empresario y filántropo.— ¿Problemas de carácter? —Pregunté elevando mis cejas mientras la foto de la morena aparecía en el pequeño expediente.— Sí, tengo entendido que asistió a una especie de terapia, no estoy seguro, su padre te contará de ello. De todas maneras, tu trabajo es encargarte que nada le ocurra. Hace algunas semanas hubo un intento de secuestro —Relató observándome por el rabillo del ojo. Asentí ligeramente mientras dirigía mi mirada hacia la ventana. La sociabilización nunca había sido mi fuerte, así que no esperaba tener una relación directa con la protegida más que profesional, si alguien quería hacerle daño yo lo impediría, eso sería todo mi arduo trabajo con la aparente caprichosa mujer.

La mansión Hadid superaba mis expectativas. Una familia pequeña nos esperaba en la puerta, vestidos impecables ¿Asistiríamos a alguna gala y no me enteré? El rostro de quién asumía y era el jefe de familia se amplió en sonrisa cuando el equipo de seguridad se hizo presente, el más joven era yo, aparentemente. Detestaba aquellos protocolos, mientras presentaban al resto del grupo y asignaban los roles, éramos una segunda plana y sólo debíamos seguir ordenes, por ello me encontraba en las sombras de mi compañeros.— Payne estará a cargo de la señorita Isabella. Smith de Jelena —Continuó Doc. Fue entonces que la morena de las fotografías hizo presencia, al menos fuera de la sombra de su padre. Las fotos de su expediente debían ser actualizadas. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua y extendí mi mano en dirección a la chica de ojos claros.— Estoy para servirle, señorita Hadid —Impropio de mi aquella presentación y adaptándose a mi nuevo papel. Una vez más debía reclamarme que de mi dependería la vida de un ser humano. Qué irónico.
avatar
Mensajes : 3893

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por getitright el Lun Abr 16, 2018 2:10 pm


Mis dedos se hundieron en mi espesa cabellera tirando suavemente de ella, ¿desesperado? No estaba seguro de ello, pero ¿de qué otra manera se le podía llamar al sentimiento de desazón que me abordaba cada que me daba cuenta en donde era que estaba parado? La luz del semáforo cambió de rojo a verde en un par de segundos. Justo ahora mi vida era un caos y no encontraba la manera para colocar cada cosa en su lugar, ya no estaba seguro de dónde se suponía que iban. Había dos cosas que amaba incondicionalmente: mi mujer y mi disquera. La primera me había dejado con una excusa barata Te quiero, pero no puedo casarme contigo…” palabras que parecían tan simples y al mismo tiempo tan sonaban devastadorasNo te amo, Chris”. Y tras aquella declaración pude escuchar como mi corazón se rompía en pedazos. Después de ello tuve que verla marchar, no solo se llevó las cosas de nuestro departamento, sino también una parte de mí. Y la segunda, la segunda era la cosa que más había amado durante toda mi vida: mi disquera, la cual estaba a punto de perder y ni siquiera estaba seguro del porqué, era claro que estaba atravesando una mala racha, pero estaba seguro que era cuestión de tiempo.
 
Estaba demasiado ensimismado, pensando en esto en aquello. En Jeffrey, en su oferta por comprar mi parte de la disquera, en la idea de Sarah de buscar otro ritmo de música, en Camila y aquel recado sobre la mesa de noche exponiendo sus motivos para dejar el maldito pent-house cuando sucedió. Ni siquiera fui consciente de qué se trataba hasta que miré el color azul cielo por debajo de la defensa de mi Audi y sobre ella una jovencita mirando horrorizada la escena. ¿Le había hecho daño? Esperaba de todo corazón que no le hubiese hecho ni un solo raspón, después de todo verme en un lío legal sería como la cereza del pastel. Bajé del auto tan rápido como pude dispuesto a ayudar, no obstante, sus palabras me sorprendieron —¿Me estás tomando el pelo? ¿Tú luz? — Cuestioné casi al mismo tiempo que ella habló de ¿un bebé? ¿Quién demonios llevaba un bebé en una maldita Vespa? Rodeé el auto aterrorizado con encontrarme el cuerpecito de algún niño hasta que caí en cuenta que su bebe era la moto. Presioné mi sien con mi pulgar de un lado y el medio y anular de la misma mano del lado contrario cubriendo ligeramente mis ojos por dos segundos. —¿Te has hecho daño? ¿te duele algo? Déjame llevarte a un hospital. —Pedí mirando a la chica que parecía más preocupada por su vespa que por haberse lastimado. 
avatar
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por getitright el Lun Abr 16, 2018 6:50 pm


—¡Ya es suficiente, Isabella! —Gritó mi padre al mismo tiempo que arrebataba el teléfono celular de mis manos y lo estrellaba contra la pared. Me quedé perpleja. —Maldita sea, ¿me estás escuchando? Esto es en serio, sus vidas corren peligro. Necesito que hagan esto por su propia seguridad, por mí. —Mantuve la mirada fría y el rostro inexpresivo. Estaba segura que mi padre estaba armando todo este desastre sólo por placer. No había nada más que Mohamed Hadid apreciara más que aparecer en los encabezados de las revistas de negocios y tal parecía que ahora le interesaban los tabloides. Miré por el rabillo del ojo el rostro preocupado de mi hermana que siempre había tenido un carácter más apacible que el mío. Lancé un suspiro y desvié la mirada hacia el teléfono celular que ahora tenía la pantalla rota. —Voy a necesitar un teléfono nuevo. —Respondí cediendo, sentí la mirada de Gigi al tiempo que tocaba el brazo y me hacía un gesto de incredulidad, quizás preguntándose qué demonios pasaba por mi cabeza, pero lo cierto era que no creía que el asunto de que nuestras vidas corrían peligro fuera cierto. —Si quieren que vaya a esa maldita hacienda olvidada en medio de la nada voy a necesitar un celular. —Expliqué con el mismo tono frío que había usado durante toda la discusión. Mi padre negó suavemente con la cabeza, abrió el primer cajón detrás de su escritorio de cedro y colocó una pequeña caja con un teléfono móvil nuevo sobre el escritorio. —Lo tendrás después de que hayas hecho tus maletas y estés lista para irte. Y espero que te comportes con el nuevo personal de seguridad, Isabella —Espetó mi papá mientras volvía a apoyar su espalda en la amplia silla tras su escritorio. El teléfono sonó, seguramente Anders del otro lado de la línea informando que los nuevos guardaespaldas estaban en casa. Pude sentir la ironía en mis propias palabras, este lugar era mi casa y quería quedarme pero resultaba imposible ir en contra de las decisiones de Mohamed Hadid.
 
Permanecíamos parados en el pórtico de la puerta principal, como si fuésemos el servicio, lancé un suspiro cargado de frustración, a lo lejos podía vislumbrar un jeep color blanco que seguramente transportaba a los nuevos empleados. Un par de minutos después el auto se detuvo frente a nosotros y de él bajaron cinco personas, la verdad es que poco me interesaba cual era el trabajo de cada uno, sólo sabía que iba a tener un gorila atrás de mí cuidando cada paso y vigilando todo lo que hacía, fascinante. Mis ojos volvieron al grupo cuando mencionaron mi nombre, mis ojos se encontraron con el castaño de ojos café que hacía una presentación completamente fuera de lugar, no me interesaba su nombre y era más que claro que estaba para servirme, después de todo papi le pagaba para eso. Sin embargo, quería recuperar mi celular. Así que una sonrisa curvó mis labios y en lugar de aquellas ideas amargas de mi boca surgió un: —Encantada. —  Espeté tomando su mano, no muy convencida de lo que estaba por hacer, pero estaba segura que apenas mi padre saliera del cuadro dejaría los limites bastante claros. —Vale, la tarea para Smith y Payne es sencilla, su deber es no separarse de Isabella y Jelena. Señor Payne, me gustaría hablar con usted más tarde. —Explicó mi papá justo antes de llamar al mayor de los hombres a su oficina.
 
Lancé un suspiro y regresé al interior de la casa, no iba a tener ese maldito celular hasta que la interminable junta de papá culminara. Sentí los pasos del castaño atrás de mí, así que ¿por qué no iniciar poniendo las reglas? Fui directo a la terraza que quizá podía ser mi favorita, pues tenía una enorme vista del jardín, dejé que mi cuerpo descansara en una silla-columpio. —Acércate. —Pedí mientras me acomodaba y miraba al frente. —Vamos a dejar esto claro, señor como sea que te llames. No somos amigos, no me tocas, no me hablas, no me miras a menos que esté a punto de morir, ¿queda claro? —Mis ojos se encontraron con los suyos. —Lo que sea que te diga mi papá es irrelevante, tú sigues mis órdenes, no las de él, ¿vale? Ahora sé bueno y llama a Anders, quiero un mojito.
avatar
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Abr 21, 2018 3:16 pm



HAILEE STEINFELD.
Sí, era cierto, no era mi luz ¡Pero me había derribado! ¿Acaso no sabía cómo frenar? Tenía entendido que era lo primero que te enseñaban en la escuela de manejo. Moví mi cabello a un lado pues la brisa lo estaba alborotando y yo estaba pasando por una especie de ataque de histeria y no quería descontrolarme.— De ser o no mi luz ¿No conoces el pedal de freno? ¡Todos los autos lo tienen! —Espeté aproximando a mi vespa, la cual desparramada en el suelo había perdido su farola delantera y gran parte de su costado había sido dañado debido al golpe. La gente comenzó a aproximarse como si realmente aquello hubiese sido una tragedia y porque las personas eran demasiado chismosas. Puse mis ojos en blanco mientras levantaba la moto y observaba los daños como si el mundo se me fuese a acabar en aquél momento. Cuando la voz del masculino volvió a irrumpir mi preocupación fue que elevé la mirada hacia él, debido a que era unos cuantos centímetros más grande que yo.— No, estoy bien. Creo que la única afectada es mi moto —Contesté con desdén. Él sonaba preocupado, pero yo no podía ser la típica damisela en apuros que afirmara aquello, no iba a siquiera admitir que si me había ligeramente lastimado.— ¿Dónde aprendiste a conducir? ¿Mario Kart? —Lo acusé aproximándome a mi casco que había lanzado en el suelo y con la vil intención de colocármelo y poner a andar aquella moto como fuese posible.

Pero fue el sonido de una sirena que llamó mi atención.— ¿Has llamado a transito? —Pregunté entre sorprendida e indignada. Bien, lo estaba acusando, pero podían ser todas aquellas personas que nos rodeaban y murmuraban quien sabe que.— Bueno, pueden todos retirarse, no ha pasado nada —Espeté hacia la muchedumbre dando ligeros aplausos para que se dispersaran. Nunca había chocado a nadie, y nunca me habían chocado, así que no tenía idea que procedía ¿Acaso no podía irme en paz? La más afectada había sido mi bebé, su Audi seguía luciendo estupendo, como su conductor, porque sí, me tuvo que atropellar nada más y nada menos que un potencial modelo de GQ. Quizás estaba siendo dura con él, o quizás no. Pero estaba enojada y no podía reaccionar de otra manera, además, ahora estaba a punto de hablar con algún oficial de tránsito por primera vez en mi vida, ganándome un problema de cierta índole que no me convenía, esto incluso podía ser un punto más para que mi padre me jodiera.— Hubiese tenido que aceptar que me llevaras al hospital —Agregué cuando el oficial se paró frente a nosotros, señalando lo sucedido, la pregunta del millón.— ¿Quién ha sido el responsable? —Era mi culpa, era mi jodida culpa ¡Pero de él también! Si teníamos que pagar alguna multa, él la pagaría primero.

Finalmente las personas se habían dispersado y mientras me mantenía a aquella incómoda situación desee nunca haber salido de casa, quizás me hubiese encerrado y no haber corrido como una niña malcriado. Luego ¿Si tomaba la moto y la ponía en marcha ellos se darían cuenta? Diablos, ni siquiera sabía si la vespa andaría ¿Cuánto me saldría repararla? Un momento. Me dirigí al oficial.— ¿Me puedo ir ya? Esto es ridículo, yo no quiero que él pague nada y su auto está en perfecto estado —Inquirí mientras llevaba una mano a mi brazo el cual dolía y se encontraba rojo, era donde había recibido el impacto. Observé de reojo al moreno y ante la intimidad que me generaba desvié la mirada.
avatar
Mensajes : 3893

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por youmakemeglow el Sáb Abr 21, 2018 4:12 pm


LIAM PAYNE.
Las fotografías que aparecían en el expediente de Isabella eran totalmente distintas a la chica que estaba frente a mí en aquél momento. Aquél par de ojos claros m observaron con desdén, de forma inferior, recordándome su papel y el mío, así que cuando su mano tomó la mía me limité a estrecharla con cortesía, aunque ella distaba de aquella característica. Algo me había dicho Doc sobre su carácter y podía agregarle quizás malcriada, eso no había siquiera que presenciarlo, se notaba en su actitud, en su sonrisa, en la forma que se movía, típico de los que nunca en su vida han tenido que mover un dedo para obtener cualquier cosa. Humedecí mis labios con la punta de mi lengua solo para refrescar aquella área reseca, estaba asumiendo el reto y lo estaba asumiendo de verdad. Cuando su mano soltó la mía dirigí mi vista hacia el señor Hadid asintiendo con mi cabeza lentamente, claro que él tendría que hablar conmigo ¿Contarme que su hija era lo peor de esta familia? Ya lo había escuchado. Observé como se retiraban a la junta y la rubia llamada Jelena se saludó a Smith de forma más amable.— Puedes llamarme Gigi, Jelena es terrible —Explicó al hombre que la protegería, entonces con Isabella no hubo intercambio de palabras, pero como me habían indicado la seguí.

La terraza nos recibió y di lentos pasos detrás de los de la castaña, resultaba una mujer alta y esbelta, y me detuve unos segundos a estudiar su caminar ¿No han escuchado que deben conocer todo de su protegida? Para que nunca nadie te engañe respecto a su identidad. Luego desvié mi vista hacia aquél paisaje que nos regalaba la terraza y emití un ligera suspiro escuchando su voz llamarme y pidiéndome acercar, acción que proseguí y apoyé mi brazo de la columna de aquella estructura semejante a un columpio y la observé desde aquella posición sólo para escucharla hablar y comprobar mis sospechas, era precisamente lo que imaginaba, ni siquiera se había esforzado por cambiar la percepción de aquello. La escuché sin interrumpirla y cuando culminó reí amargamente, porque no pude hacer otra cosa que aquello.— Payne, me deberás llamar Payne. Porque aunque te guste o no, deberás saber mi nombre —Respondí en consecuencia a su primer llamado y continué.— Lamento decepcionarte, Isabella —Fue ahí cuando sus ojos se encontraron con los míos y elevé mis cejas en su dirección.

Si bien es cierto que no necesitamos entablar ningún tipo de amistad, que no debo tocarte, que no debo siquiera mirarte, lo cual no me genera ningún tipo de desdicha. —Proseguí mientras desviaba mi mirada de la suya y la clavaba en aquél viñedo para posteriormente regresar la vista a ella.— Me corresponde atender las ordenes de su padre, no las suyas. —Aclaré aquél punto, embozando una sonrisa seca en su dirección ¿Cómo era posible que una mujer tan increíblemente atractiva resultara tan malcriada y mala sangre? Era como un don que adquirían las personas con dinero al nacer o algo que venía con su genética, no lo sabía.— Y no llamaré a nadie para que te traiga nada, porque mi trabajo es cuidarte de que no te maten o salvarte cuando estés a punto de morir —Sentencié colocando mis manos juntas frente a mí, tomando una posición resto y clavando mis ojos al frente.
avatar
Mensajes : 3893

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por getitright el Miér Abr 25, 2018 1:10 am


Contemplé la escena relativamente menos preocupado por la chica que tenía en frente aún consternada por el daño que le había hecho a su moto, no había mucho, unos cuantos dólares lo arreglarían, en cambio el rayón en la defensa de mi Audi… Apreté los labios hasta formar una fina línea, la gente había empezado a reunirse a nuestro alrededor, pero la verdad era que poco me importaba, el día había empezado fatal y aún no eran ni las nueve de la mañana. Me puse en cuclillas para ser capaz de observar el tremendo rayón y la ligera abolladura un poco más de cerca, así que fue necesario quitarme los lentes oscuros. Me eché a reír después de escuchar su comentario respecto al juego de video. —¿Y tú eres daltónica o simplemente no sabes distinguir los colores? —Me puse de pie y la miré con atención por primera vez mis ojos miraron su rostro cargado de preocupación, como si fuese una niña pequeña a la que le acaban de romper el juguete nuevo y sus papás la fuesen a regañar.
 
El sonido de la sirena me hizo maldecir por lo bajo. Esta maldita cría me iba a meter en tremendos problemas, todo por cruzarse la puñetera luz roja. —¿Eres tonta? ¿Cómo por qué voy a llamar yo al tránsito? —Me le acerqué para decir aquella última oración en tono bajo. Negué suavemente con la cabeza mientras las personas empezaban a retirarse más que por decisión propia por las instrucciones de la morena. La actitud de la chica cambió por completo cuando el oficial lanzó aquella pregunta al aire. Pasó de ser una mujercita con actitud altanera y andar petulante a un paso un tanto reservado y a mantener esos abultados y rosados labios sellados. Ambos sabíamos que la culpa era de ella, pude haber estado distraído, pero estaba seguro que era ella la que se había pasado el semáforo en rojo. Llevé mi mano hasta mi cabeza y tiré un poco de mi cabello, no respondí a la pregunta del policía, por el contrario, me quedé observando a la chica de cabellos oscuros y mirada nerviosa. Después miré su moto con detenimiento, en efecto, se había hecho bastante daño, el espejo roto, los rayones y una que otra abolladura. La chica abrió la boca, seguramente para atacar al oficial con comentarios tajantes pero en su lugar una voz un tranquila pronunció que no quería que yo pagara nada. Sentí un poco de pena no estaba seguro si era eso o repentinamente la escena me había enternecido. Lancé un suspiro antes de dar un paso al frente. —Oficial, ha sido un accidente, ninguno ha tenido la culpa. —Espeté mirando al oficial y después el brazo rojo de la chica por el rabillo de mi ojo. Vaya mañana que estaba teniendo. —Me permite su licencia y tarjeta de circulación del auto, por favor. —Respondió haciendo caso omiso a mi previa declaración. Asentí suavemente antes de sacar mi cartera y buscar en ella los documentos que el oficial solicitaba. —Mire, nadie se ha hecho daño ni hemos dañado la vía pública, deje que nos arreglemos nosotros... —Conforme hablaba me acercaba cada vez más al policía hasta quedar justo frente a él. El oficial miró a la chica que permanecía a mis espaldas, aún con la moto en sus pies —Por favor, la chica va tarde para la escuela y yo aún debo llegar al trabajo, nosotros ya hemos llegado a un acuerdo. — El oficial dudó por un instante, giró la vista hacia la morena y yo también lo hice, esperando que aceptara seguirme el juego. —¿Es verdad que ya han arreglado el asunto? —Preguntó el hombre de cabello entrecano y mirada amable. Esperé unos segundos hasta que la chica respondió y finalmente el oficial accedió. —Vale, los dejaré ir, pero señor, lleve a esa chica a un hospital, viajar en moto es muy peligroso…— El hombre continuó hablando acerca de cómo era necesario que un doctor nos revisara pues aunque parecíamos estar intactos los golpes silenciosos eran los peores. Una pequeña amonestación fue lo único que ambos recibimos.

Me puedes agradecer reparando los daños que le has causado a mi auto. —Pronuncié mirando detenidamente a la chica por primera vez. Con todo el ajetreo no había tenido la oportunidad de notar su innegable belleza. Su pálida piel en contraste con su oscuro cabello y el color claro de sus ojos aceitunados, claro no podía negar que era tremendamente más joven que yo, sin embargo, eso no restaba para nada el atractivo de la chica. 
avatar
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por getitright el Jue Abr 26, 2018 7:19 pm


Apenas lo escuché hablar no pude hacer otra cosa que entornar la mirada, ¿de verdad creía que cualquier cosa que saliera de su boca podía cambiar lo que yo pensaba? Lancé un suspiro y lo miré desde mi posición, yo sentada con las piernas cruzadas en el columpio y él parado a mi lado con su brazo de músculos bien definidos –sí, que se notaban a pesar de que llevaba una camisa de manga larga- recargado sobre el metal de la estructura de mi asiento. Y entonces continuó, hablando de manera tan fría, como sus palabras fueran gruesos carámbanos de hielo capaces de atravesar cualquier cosa. Me estremecí ante la pronunciación de mi nombre en sus abultados labios, Isabella… me sonaba tremendamente diferente, sabía que lo pronunciaba con desdén, quizá molesto porque ahora tendría que trabajar para esta niña malcriada. ¿Cuántas veces había escuchado lo mismo? “Debes cambiar esa actitud, Bella”, había dicho mi padre cientos de veces en el mismo tono amenazador. Me permití observarlo, conforme él me daba un discurso mis ojos contemplaron cada detalle de su rostro tenía cejas espesas y bajo de estas un par de ojos color avellana o quizá un poco más aceitunados, no estaba segura puesto la oscuridad en su mirada no me permitía distinguirlos del todo, pero no me detuve ahí, puesto que lo que más llamaba mi atención era la manera en que sus labios se movían sinuosamente pronunciando cada palabra. Cuando el discurso hubo terminado guardé silencio por un par de segundos. Oh, ¿eso ha sido todo? — Cuestioné con fingida sorpresa puesto que había escuchado sus palabras y no estaba segura de como sentirme al respecto. No estaba acostumbrada a que me hablaran de esa manera, no con ese desdén y el tono de condescendencia… El problema era que no estaba segura si me molestaba o me divertía. Mordí el interior de mi mejilla, aguardando un segundo y después lo miré a los ojos de nuevo. —Seguramente tu discurso ha sido cautivador, es una pena que dejé de escuchar apenas dijiste tu nombre. —Me levanté del columpio y alisé la falda sobre mis piernas. —Iré por mi bolso y espero que el auto esté listo, te veo en el pórtico. —Expliqué antes de regresar al interior de la casa.
 
No me apetecía quedarme el resto del día contemplando el atardecer, conocía a mis amigos y sabía que seguramente estaban bebiendo desde medio día en nuestro bar favorito. Ya habría tiempo para que mi papá hablara con el guardaespaldas a cerca del peligro latente que yo era o cualquier otra mentira que fuese a decir. Miré mi reflejo en el espejo y sonreí, solo para tener idea de cómo me vería, había cambiado mi falda ligera por algo más acorde a la ocasión, un vestido rojo ajustado pero sumamente escotado. Bajé las escaleras con paso tranquilo, no tenía prisa y quizá muy en el fondo quería darle la oportunidad a Payne para que tuviera el auto listo y efectivamente así fue. Cerré la puerta a mis espaldas cuando lo miré recargado en el auto –luciendo tremendamente, bien, aunque me negara a admitirlo incluso a mí misma-. —Vamos a Bar 107, si no conoces el lugar necesitas salir más. —Espeté hasta detenerme frente a la puerta trasera del auto, esperando que el castaño la abriera para así poder subir. —Para la próxima cuando voy a Bar, uso el Lexus. —Comenté justo antes de subir al auto. Estaba segura que mi comportamiento era exagerado, sabía que podía llegar a ser muy irritable, pero está vez era porque quería conocerlo un poco más, saber que tan lejos podía llegar, ya sabes, conocer sus límites.
 
Cuando llegamos al lugar esperé a que nuevamente abriera la puerta del auto para bajar, teníamos una especie de lugar reservado, el dueño nos dejaba colocar nuestros autos cerca de la puerta así que no había necesidad de usar el valet parking. Me adentré en el club como si de mi casa se tratara, conocía bien el lugar, además de que mis amigos siempre se sentaban en la misma mesa. Llegue con ellos y tras saludarlos pedí una bebida. 
avatar
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por youmakemeglow el Vie Mayo 04, 2018 7:31 pm


HAILEE STEINFELD.
¿Acaso él acababa de llamarme tonta? Bien, yo sería educada y no me iría contra él para darle su merecido, porque tenía glamour o algo por el estilo, pero definitivamente escucharlo llamarme de aquella manera había hecho que algo en mi interior generara corto circuito, quizás porque ahora yo quería matarlo o algo parecido. La situación podía llegar a solucionarse, lo sé, sólo debía de aplicar alguno de aquellos discursos que mi padre me había enseñado alguna vez para librarse de situaciones complicadas, sólo que no se me ocurrió nada y decidí que mantener silencio era una buena idea, al menos para no decir algo que me perjudicara. El castaño que había destrozado mi moto animó con el hecho de que todo estaba en orden. Cuando nos pidieron la identificación la saqué del monedero que permanecía en mi mochila, elevé mis cejas cuando el oficial sólo revisó la del castaño y yo me encogí de hombros regresando aquél par de tarjetas a mi monedero. Entendía el punto del moreno, y aunque no habíamos llegado a ningún jodido acuerdo, debíamos librarnos de las molestias del oficial de tránsito ¿Ir hasta la sede, reportar los daños, hacer los acuerdos vía legales? Dios, ni siquiera quería pensarlo. Me apresuré a aclarar rápidamente algo:— No voy a la escuela —Espeté irritada ¿Cuántos años creía que tenía? ¿Dieciséis? Puse mis ojos en blanco y cuando esté me dio la espalda asentí en dirección al oficial.— Así es, todo en orden, oficial —Anuncié forzando una expresión de “Descuida viejo” y elevé mis cejas, esperaba realmente que él se fuera. 


Observé la amonestación en mi mano con desdicha mordisqueando mi labio, porque aquello tenía que ser demasiada mierda para un mismo día. Estaba demasiada distraída observando la multa cuando la voz del hombre que se había llevado mi moto por delante me sacó de mi ensimismamiento.— Uh, suerte con eso —Bufé lanzándole una sonrisa sarcástica mientras levantaba mi moto del suelo, los vidrios del espejo yacía en el suelo.— Mi moto es la más afectada, así que deja de llorar. —Espeté observando como su auto se encontraba en perfecto estado, luego observé su rostro, nuevamente detallando sus rasgos de modelo Calvin Klein ¿Estaría usando ropa interior de esa marca? Sería bastante irónico. Apreté mis labios en una fina línea.— Pensé que cuando hablabas de que habíamos llegado a un trato, era que arreglarías mi moto —Mi voz salió con un poco de dorna, porque sabía que aquello definitivamente no iba a pasar y la verdad, no iba a insistir.— De todas maneras, tu juguete se encuentra muy bien, como te llames —Anuncié mientras me subía a la moto y colocaba mi casco, encendí el motor y esta respondió como si nada hubiese pasado.— Adiós —Guiñé mi ojo y finalmente puse la moto en marcha, alejándome de la escena y rogando que la moto al menos llegase a casa. 


(…)

¡Eh, Haiz! —Gritó la voz de Danielle mientras se aproximaba a mí, tomó el borde de mi camisa y me haló hacia el pasillo lateral de los corredores.— ¿No puedes saludar como una persona normal? Ya sabes, beso en la mejilla y seguir andando —Respondí con sorna mientras me acomodaba la blusa, ella soltó una risa y aplaudió con entusiasmo haciéndome fruncir el ceño en respuesta, ella era rara la mayoría de las veces.— ¿Me dirás que sucede? —Pregunté elevando mis cejas.— Sí, sí. Verás. Hoy hay una clase de audición en el auditorio, han hablado de algo como un cazatalentos, no estoy muy segura —Su voz sonaba animada, demasiado para mi gusto y solté una leve risa cuando entendí porque me lo decía tan entusiasmada.— Espera ¿Acaso quieres que yo? —Reí fuertemente y acto seguido me coloqué seria y negué con mi cabeza.— Olvídalo, no sucederá —Espeté y ella hizo un gesto de súplica meneando sus pestañas.— ¡Oh vamos Haiz! Es tu oportunidad y no perderás nada con intentarlo —Exclamó. Fruncí mis labios con inseguridad observando el mensaje que el director del club de teatro nos había enviado ¿Una oportunidad? No estaba tan segura de ello.— ¿Lo harás? —Preguntó y me encogí de hombros.— Soy tan fácil de convencer que me odio —Finalicé con un suspiro de resignación.
avatar
Mensajes : 3893

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I love you is not the words I want to hear from you. ღ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.