Últimos temas
Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 0/44

+вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Página 2 de 22. Precedente  1, 2, 3 ... 12 ... 22  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por onedirection1 el Dom Ago 16, 2015 10:00 pm

{†}   Jay McGUINESS;
A pesar de que Max me estaba hablando, no era consiente de lo que me decía, así que solo me limitaba a asentir y sonreírle amablemente. Mi mirada solo estaba puesta en un lugar, en aquella castaña con guardias a su alrededor, sin mencionar a su prometido, mi hijo y la que suponía era la niñera... De... Bueno, me sentía un poco mal por no saber ni siquiera el nombre de mi hijo, pero a pesar de que eran noticias por todos los medios, el niño era como algo mas delicado y era muy extraño que lo mencionaran... Quizá se avergonzaba de él o lo que el niño implicaba.—¿Jay, me estas escuchando?— parpadee un poco, consiente de que Olivia me había mirado también, pero tan rápido sus ojos se habían puesto en mi, y después de darme un veloz escaneamiento de pies a cabeza, había retirado la mirada. —Umm... No Max, estaba distraído— él miró hacia Olivia y luego rió negando. —¿Deseando lo que alguna vez tuviste y ya no puedes tener?— se burló y yo lo fulmine con la mirada —vete a la mie'rda—. Sin esperar respuesta de su parte, caminé en dirección a la salida, siguiendo los pasos de Olivia y el niño, aunque uno de los gigantes iba tras de ella. Seguro seria un gran reto poder hablar con ella. Evité a las personas que se me acercaban a saludarme, tenía que aprovechar que el prometido -Louis-, de Olivia estaba distraído para que mi salida no fuera más evidente de lo que ya era.
 
Al salir del gran lugar, las luces de la entrada me cegaron momentáneamente, pero aun así, pude localizar hacia donde había ido Olivia y no me sorprendió en lo absoluto que fueran una gran camioneta con ventanas polarizadas, de hecho, suponía que era blindada, también. Poco a poco me fui acercando y cuando estaba a punto de hablar, su gigante guardaespaldas se adelantó. —¿Y usted es?— obviamente aquello hice que dos pares de ojos -sin contar al guardaespaldas- se posaran en mi. —Jay McGuiness— relamí mis labios y mi mirada se posó en Olivia, esperando alguna reacción de su parte, pero se veía tan serena, que me sorprendía que fuera la misma Olivia Vandervilt, bueno, era obvio que había madurado y no era la adolescente que dejé de ver hace un par de años. —Tenemos que hablar... Además, ¿no vas a presentarnos?— enarqué una de mis cejas, y noté de reojo, como el guardaespaldas le daba una mirada a Oliva, como si esperara que ella le diera algún tipo de orden referente a mi. El niño posó su mirada en mi y era la primera vez que lo veía en vivo y me atrevía a decir, que era bastante parecido a mi y por un momento, sentí esa opresión en el pecho, aquella que me había reprendido los últimos años por las malas decisiones que había tomado referente a Olivia. Sus ojos eran tan azules y tan característico de los McGuiness, que ni siquiera necesitaría una prueba de paternidad y mis dudas de años atrás, se habías resuelto hoy. Lo que provocó que me diera cuenta, lo id'io'ta -más- que había sido.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por rusherschmidt el Dom Ago 16, 2015 10:19 pm


Olivia Vandervilt.-
-No conozco a este hombre, Dexter- aseguré antes de darme la vuelta para ayudar a mi hijo a tomar sus legos que estaban dentro del auto. Pude escuchar a mi guardaespaldas pidiéndole amablemente a James que se retirara. -Señor, por favor- suspiré aunque seguía prestándole atención a mi pequeño quien parecía tener dificultades para sacar sus juguetes del bolso de su niñera. -¿Te ayudo, cielo?- pregunté amablemente, ignorando la voz de Jay llamándome y la de Dexter ahora exigiéndole que se marchara. -No- rodé los ojos ante la persistencia de mi amado hijo, yo lo que quería era volver al local, con Louis. De pronto sentí a alguien sujetando mi brazo y luego la voz de Dexter volviéndose más gruesa, sonaba molesto. -Apártese de la princesa, señor- exigió y luego habló por su intercomunicador. Segundos después otra camioneta blindada con banderas de Mónaco aparecía y cuatro guardaespaldas más bajaban. -Listo mami- sonreí aliviada al ver a Collin con sus juguetes en la mano. Ya habían personas mirándonos y dentro de poco esto terminaría en los tabloides. No quería a la prensa cerca de mi hijo. Louis y yo habíamos acordado que él era muy pequeño aún para ser perseguido por esas personas y sus molestos flashes. Sujeté su mano con fuerza al ver la cantidad de guardaespaldas que rodeaban a Jay. -Dexter- hablé y el moreno rápidamente me miró -está bien- aseguré -lleva a Collin con su padre- los ojos del hombre estaban inseguros, su deber era cuidarnos y ahora yo le pedía que me dejara sola. -Está bien, señorita- sonreí -ustedes también pueden retirarse- ordené a los otros guardaespaldas, quienes luego de darle unas miradas amenazadoras a Jay, subieron al auto, aunque sólo se estacionaron unos autos después de donde estábamos. Me quedé callada hasta que vi a Dexter entregarle el niño a Louis.
-¿Qué car'ajos haces aquí?- pregunté y mi voz no pudo haber sonado más asqueada, como si tener a Jay ahí realmente fuese mi peor pesadilla, y, en cierta forma, sí lo era. -Quiero que te vayas ahora mismo, James- ni siquiera esperé a que él hablara, yo ya estaba dándole órdenes. Me acerqué al auto luego de tomar una libreta de mi bolso. -¿Cuánto quieres? ¿Cien mil euros?- pregunté -te doy medio millón- le extendí el papelito, un cheque con mi firma. -Desaparece del mapa, aléjate de mi esposo y aléjate de mi hijo. No te quiero volver a ver jamás. Ni siquiera sé cómo se te ocurre pensar que puedes, luego de cuatro años, tratar de conocer a Collin- sonreí -él ya tiene un padre, uno que no huyó como un cobarde, uno que lo ama, que nos ama así que toma el cheque y lárgate de nuestras vidas, total que eres buenísimo para esconderte, ¿no?-.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por rusherschmidt el Dom Ago 16, 2015 10:22 pm


Liam Payne.-
Sonreí al escuchar su pregunta. La miré unos segundos al escuchar el sonido de su celular, en la pantalla relucía el nombre de "Chace" seguido con un corazón. El leer aquel nombre me hizo estremecer, aunque, vamos, no podía ser el mismo Chace que yo conocía. Sabía que mi hermano estaba en la ciudad, mañana llevaría a su novia a casa pero no podía tener tan mala suerte, ¿o sí?. Eliminé aquellos pensamientos de mi cabeza de la misma manera como ella lo hizo con la llamada.
—Bueno, debo admitir que nunca es malo hacerle de príncipe— comencé —pero ese no era mi objetivo esta noche, de hecho, había querido pasar desapercibido un rato— sonreí —en realidad, se suponía que iba a salir a tomar unas copas con uno de mis amigos pero su novia llegó después de semanas de estar de viaje y era obvio que la iba a escoger a ella antes que a mí, dígamos que ella le da algo que yo no puedo— ambos reímos al mismo tiempo y me fue imposible no notar la manera en que su nariz se arrugaba y sus ojos se hacían pequeños mientras reía.
Su celular volvió a sonar. Era la tercera ocasión en un minuto.
—Creo que Chace está algo desesperado por encontrarte— murmuré señalando la pantalla de su celular, pero ella terminó apagándolo, dejándome en claro que no quería hablar con él.

Miré la hora. Habíamos pasado un rato más platicando y ahora el reloj marcaba las dos de la mañana. No quería irme, en verdad deseaba quedarme con ella pero la chica se notaba cansada, había comenzado a bostezar y yo debía levantarme temprano si quería llegar a tiempo a California, en donde toda la familia nos encontraríamos con mi madre en nuestra casa de playa.

—Bueno...— me levanté de mi asiento —ha sido un placer conocerte, Adaimé— le estiré la mano para ayudarla a levantarse también —pero es tarde y mañana tengo un gran día por delante— ella me miró, sus pupilas color caoba lucían preciosas aún con el cansancio mostrándose en su rostro. —Debo agradecerte los cuidados que tuviste hoy para con mi persona— murmuré mientras caminábamos hacia la salida —y también creo que es mi obligación decirte que no deberías estar sola en los bares de New York, hay gente muy peligrosa— me quedé quieto, estaba parado en la puerta, con su silueta frente a mis ojos. Metí mi mano a mi saco, de donde tomé una tarjeta que leía: "Liam James Payne S. Arquitecto. 55-098-12. New York.".
—Si llegas a necesitar algo no dudes en llamarme— le sonreí —sólo intenta que no sea para defenderte, tú misma has dicho que no soy bueno aguantando el proceso de curación— suspiré, estaba luchando contra mi propio ser para marcharme porque realmente no deseaba hacerlo, había algo en la chica, era como un magneto y aquello me sorprendía porque yo era de esos hombres que eligen la carrera por encima del amor y no es que estuviera enamorado de ella pero tenía algo, eso no lo podía negar.
—Que pases buenas noches— besé su mejilla y sin más, comencé a caminar hacia la salida.

***
Mis horas de descanso pasaron de ser ocho a convertirse en cuatro. El reloj marcaba las seis de la mañana y a pesar de que no tenía ganas de irme sabía que debía hacerlo. Mi padre había llamado temprano, diciendo que en una hora tendría un helicóptero esperando por mí para llevarme a casa. No me emocionaba su trato, seguramente había hecho lo mismo con Chace. Además, odiaba los lujos prestados. Todo lo que tenía era mío, nada era de mi padre. Yo no había aceptado su ayuda, no me había ido por el camino fácil como mi hermano. No quería ese helicóptero en mi techo, llamando la atención de mis vecinos pero debía aceptarlo si quería llegar a tiempo. El desayuno empezaría a las nueve y mis padres eran demasiado puntuales. Además, no podía olvidar que no los había visto en mucho tiempo, seguramente tendrían un banquete aguardando en la mesa.
Me di una ducha rápida y luego vestí mi cuerpo con uno de mis trajes preferidos, era un Prada exclusivo, el primer traje de diseñador que me había comprado luego de que mi empresa comenzara a dar frutos.
Primero pasé a la oficina a saludar a mis empleados y encargarles sus deberes. Luego, tomé el helicóptero que me llevaría a California, más especificamente, Malibú.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por onedirection1 el Dom Ago 16, 2015 10:29 pm

{✿}    Adaimé REYNOLDS;
Observé la tarjeta que Liam me había dado y reí ligeramente… ahora entendía el por qué se me hacía tan familiar, además que el encanto natural definitivamente debía ser herencia. Liam era mi cuñado, aquel del que Chace evitaba hablar y si lo hacía, solo era para criticarlo u ofenderle, incluso más de una vez le llamó envidioso y desagradable, pero no entendía por qué. Liam había sido muy amable conmigo y en ningún momento había intentado coquetear conmigo, Chace siempre decía que su hermano era peor que él de mujeriego y Liam no lo había demostrado en lo absoluto. Me había caído bien y ojalá hubiese tenido la oportunidad de decirle que yo era su cuñada, pero en cuando me besó la mejilla se fue y ni tiempo me había dado de hacerlo, en fin, imaginaba que se llevaría una gran sorpresa cuando me viera llegar con su hermano.
 
No me sirvió de mucho intentar esperar a que Chace llegara, después de todo, cuando dieron las 3:30 de la madrugada yo ya estaba muriendo de sueño. Caminé hasta donde estaba la maleta y saqué la pijama, me deshice de mi ropa, posteriormente, me coloqué el camisón de seda. Me acosté en la cama y no tardé mucho en quedarme dormida.

Me removí inquieta al sentir una mano vagar por debajo de mi camisón y cuando estuvo a punto de tocar mis pechos, la detuve—. Chace… no, basta, sigo muy moleta— susurré sin abrir los ojos, pero eso no lo detuvo y comenzó a besar mi cuello, provocando que me removiera y por un momento estuve a punto de ceder, pero su aliento alcohólico me hizo recordar la razón por la cual estaba molesta —ya te dije que me dejes, Chace— me separé de él y le miré furiosa, obviamente a él no le gustó nada— ¿qué es lo que sucede contigo?— enarqué una de mis cejas, todavía se hacía el indignado, ese era el colmo— ¿crees que lo de la noche es poco? Por favor Chace… me dejaste por tus amigos, ¿qué esperas que haga? Además estás ebrio y así no pienso tener sexo contigo— él bufó molesto y se levantó —el helicóptero llegará en quince minutos, espero y estés lista… yo me voy a bañar— me le quedé mirando hasta que desapareció dentro del baño. Acababa de llegar, eran las 6:45 de la mañana y él acababa de llegar a la habitación.
 
Caminé hasta la maleta y saqué un bonito jumpsuit negro con girasoles. Me puse unos zapatos cafés de tacón ancho y trencé mi cabello hacia un lado, para poder usar un sombrero del mismo color que mis zapatos. Me maquillé ligeramente y observé el reloj, ya habían pasado los 15 minutos y Chace seguía en la ducha, así que caminé hasta el baño y toqué la puerta —Chace, ya es tarde… ¿podrías apresurarte?— escuché como la regadera disminuía, hasta que dejó de sonar y Chace salió sin toalla. Le miré divertida, estaba tratando de seducirme, pero eso no funcionaba conmigo, él lo sabía muy bien, me sorprendía que lo intentara si quiera—. Disculpa, pero tuve que encargarme de un gran asunto ahí dentro— rodé los ojos y reí, estaba más que claro lo que había hecho ahí dentro. Chace se acercó a mi sonriendo, acarició mi mejilla y yo le miré a los ojos, esperando a que dijera algo —estás preciosa… les vas a encantar a mi familia— dejé que besara mis labios y sonreí. Nunca podía estar tanto tiempo enojada con él y se aprovechaba de ello.

Subimos a la azotea del Hotel, ya que el helicóptero estaba ahí. Chace me ayudó a subir y me pasó los cascos. Tomamos las medidas de seguridad y me acurruqué contra su cuerpo, esperando a que el helicóptero despegara y cuando al fin lo hizo, mi estómago sintió pequeños retortijones que me hicieron estremecer. Chace me sonrió y me dio un beso en la mejilla y simplemente empezamos a hablar de cualquier cosa. Sabía que la razón por la cual se me había pasado el enojo demasiado rápido, había sido porque iríamos a conocer a sus padres y la primera impresión que quería darles no sería la de la chica antipática.
 
Cuando llegamos al helipuerto, una camioneta negra ya nos estaba esperando, así que no tardamos mucho en subir. Lo primero que noté, había sido que en Malibú había demasiado calor. Chace abrió la puerta de la camioneta y luego entró él. Saludó al chófer y este empezó a andar. Supuse que ya era viejo en el servicio para la familia, igual no le tomé mucha importancia y me arrimé hacia la ventana, para poder observar el paisaje de Malibú.
 
No tardamos en llegar a una enorme casa que daba a la playa, incluso había varios autos fuera—. Creí que solo me presentarías a tus padres— le mencioné a Chace y este se encogió de hombros —al parecer “reunión familiar” se amplió para todos los Payne y los Smith— tomé una gran bocanada de aire, y agarré la mano de Chace con mayor fuerza, para luego empezar a caminar hacia la puerta de la gran casa. Chace abrió la puerta y me sonrió, parecía muy emocionado por venir a ver a su familia —mamá… papá… ya llegamos— gritó el rubio y yo reí —que escandaloso Payne— él me guiñó el ojo y una muchacha de la servidumbre se nos acercó —su familia los están esperando en el comedor joven Chace— mi novio asintió y caminamos hacia donde yo creía era el comedor. La casa era enorme y eso que solo había visto el pasillo y un poco de la sala. Antes de que pasáramos al comedor, Chace me detuvo y él entró primero, escuché un gran murmullo ahí dentro y luego a Chace asomándose para hacerme una seña —Familia, les quiero presentar a mi preciosa novia… Adaimé— sonreí cuando terminé de entrar al comedor y había unas cuantas personas más de las que creía, y no me pasaron desapercibidos aquellos ojos miel que me observaban con sorpresa.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por onedirection1 el Dom Ago 16, 2015 10:36 pm

{†}   Jay McGUINESS;
Me encontraba bastante furioso, tanto con el tal Dexter como con Olivia, se notaba que se le habían subido un poco los sumos de estar comprometida con un príncipe. Rodé los ojos ante esa idea. Peor aún fue, cuando mandó al guardaespaldas a dejar a Collin con su "padre" y estuve a punto de decir algo, pero me mordí la lengua, no debía pagar los platos de mi enojo con el niño, aún era un tanto pequeño para estar dentro de ésta "pelea". Ni hablar cuando me extendió un maldito cheque. Relamí mis labios y lo tomé entre mis dedos el papelito y miré la cantidad que había, tal cual ella había dicho, medio millón de euros y debía admitir que era un tanto humillante esto, al igual que sus palabras, pero traté de que no me importaran, porque tenía mucho para decir. —¿Medio millón, he?— sonreí y negué, empezando a doblar el papelito a la mitad, para luego romperlo, en dos, luego en cuatro y así seguí hasta que simplemente se volvió basura inservible. —No quiero el dinero de... ¿Lael? No... ¿Louren? Espera, ya casi lo tengo... ¿Louis? Sí, eso— carraspee un poco y mire a mi alrededor, sabía que los grandotes que me habían rodeado hace un rato seguían por aquí y que en cualquier momento podría venir Louis también—. Contestando a tus preguntas, ¿qué hago aquí? Bueno, tengo el mismo derecho que tú, ¿olvidas que es mi generación?— ella iba a hablar pero yo la interrumpí. Ya le había dejado decir cosas sin interrumpirla, había que ser semejantes y me tocaba a mi. —Aunque no te parezca, tengo mi propia empresa y cinco mil euros o el gran medio millón que me dabas, no son la gran cosa, además ¿qué te diría Louis al ver un enorme faltante a tu chequera? No espera, creo que no lo notaría, se me olvida que es inmensamente rico por ser de la realeza y que obviamente, puede botar el dinero como se le dé la gana y aún así, dejar herencia— sonreí sin ganas y me encogí de hombros—. No pienso desaparecer del mapa, aún no estoy preparado para morir y bueno... te recuerdo que "esposo" no es tan apropiado si aún no se casan, pero no te preocupes, no me acercaría a Louis por nada del mundo, pero en cambio, no prometo lo mismo que con Collin, lo que sucedió en el pasado fue un grave error y me arrepiento de ello, sé que no te importa ni nada, pero a mi sí, aunque te empeñes en negarmelo, sigo siendo el padre y ante la Ley me da derechos, no puedes prohibirme verlo solo porque serás parte de la realeza, en realidad, me importa una absoluta mierda, si lo serás o no— oh, podía ver lo furiosa que ella estaba, a pesar de que pasaron 4 años, los mismos gestos seguían a flor de piel y no era nada discreta. Sus ojos estabas algo encrespados y su quijada apretada, sus pequeñas y delicadas manos apretadas en un puño y podía apostar, que si no tuviera que mantener una imagen, ya me hubiera dado unos cuantos golpes, los cuales no me quejaría, porque los merecía. —¿Qué te hace creer que huí? Bueno... en un principio sí, ¿pero después? No sabes nada Olivia, tu desapareciste a los pocos meses, justo después de haber terminado, ¿no pensaste que tal vez me pude haber arrepentido de todo? ¿A caso tus padres te dijeron que una semana después de habernos graduado fui a tu casa con la intención de pedirte disculpas?— y por la sorpresa en su rostro, supe que en lo absoluto, ella no estaba enterada de aquellas visitas, porque no solo fue esa vez, sino varias.— Durante dos años, fui a preguntarles por ti y me dijeron que habías abortado, aún así quería encontrarte... y cuando mi empresa empezó a dar pequeños frutos, contraté un detective y tardó meses en hacerlo, y supe que aún seguías con nuestro hijo... que no lo habías abortado como tus padres me habían dicho. Me odié cuando me lo dijeron, culpándome de haberte tratado tal cual, por humillarte, por arruinar tu vida— negué para mi mismo, como si el solo pensarlo, fuera revivir aquellos momentos —viajé al estúpido país de tu novio, solo para enterarme de que el príncipe Louis tenía una nueva novia— miré sus ojos durante un instante —pero tienes razón, me escondí y traté de enmendar mi error, pero fue una semana tarde, cuando tu ya te habías ido.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por rusherschmidt el Dom Ago 16, 2015 11:10 pm


Olivia Vandervilt.-
-Huíste como un mald'ito cobarde- murmuré luego de que él terminara de darme su cátedra sobre cómo me había buscado por cielo mar y tierra. -No quieras venir ahora y hacerme creer que todo esto es mi culpa, James. Te recuerdo que yo no fui la que le dijo a todo el colegio que su novia era una zo'rra, que ese hijo que estaba esperando no era tuyo y que dudabas, que realmente dudabas que era virgen cuando te acostaste con ella- miré para otro lado, me sentía mal, literalmente, mi corazón dolía pero podía sentir aquel dolor en todo mi cuerpo, recorriendo mis venas, en mis ojos. -¡Ni siquiera sabrías el nombre de mi hijo si yo no lo hubiese mencionado ahora!- grité y me venía valiendo una mie'rda si la gente nos miraba; podría estar saliendo con un príncipe ahora pero en mis años de adolescente solía pelear por las cosas que me importaban y mi hijo, en ese momento, era mi prioridad. -¡Es mi hijo!- exclamé acercándome a él -yo lo tuve en mi vientre durante nueve meses, yo fui la que se desmayaba cada mañana porque los mareos eran horribles, yo fui la que sufrió veinte horas de labor de parto esperando buenas noticias para que mi médico me dijera después que no escuchaba los latidos de Collin- limpié la primera lágrima que resbaló por mi mejilla, odiaba sentirme débil y odiaba, aún más, demostrarlo. -Tú no tienes ningún derecho sobre él- advertí -¿recuerdas todas esas veces que te supliqué que no me dejaras? ¡Te dije que estaba aterrada, James! Tenía mucho miedo y aún así tú me diste la espalda... Eso es algo que nunca, escúchame bien, nunca voy a olvidar. Te veo y lo único que me das es asco, te odio, te odio tanto...- sus ojos azules ya no me miraban, estaban fijos en el asfalto y yo hubiera seguido diciéndole lo mucho que me molestaba su presencia si no fuera por la voz de Louis que sonó justo detrás de mí. -¿Olivia?- me puse recta, dándome la vuelta para toparme con aquellos ojos verdes y la risa divertida de mi pequeño quien venía en los brazos de Dexter. -¿Pasa algo?- claro que Louis conocía todo acerca de Jay, yo no le había ocultado nada respecto a ese tema pero mi futuro esposo nunca había visto a James de cerca. -Collin ya se quiere ir- asentí -bien, los veo en el auto, amor- él sonrió -mamá quiero quedarme contigo- suspiré yo nunca le negaba nada a mi hijo, era un niño bastante consentido pero no podía permitirle que estuviera en el mismo lugar que Jay. -No amor, ve al auto- Louis me observó y luego sus ojos se posaron sobre James. Sus puños se apretaron y su mandíbula se puso tensa. -Vamos al auto, hijo- murmuró -¿me compras nuevos juguetes en el camino a casa, papi?- reí ligeramente -lo que quieras. Te veo en el auto en cinco minutos, amor- asentí mirando como se marchaban. -Te doy veinticuatro horas para que desaparezcas- advertí -entiende que nadie te quiere aquí, ni siquiera aquellos que se hacían llamar tus amigos, todos ellos saben ahora que yo fui la que dijo la verdad todo ese tiempo así que lárgate, lárgate como la rata que eres.- Y sin más yo también comencé a caminar hacia la lujosa camioneta.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por rusherschmidt el Dom Ago 16, 2015 11:14 pm


Liam Payne.-
Mis padres me estaban tratando de maravilla.
No puedo explicar la sensación que fue el llegar a casa luego de casi dos años lejos del nido. Fue como si cada una de mis batallas finalmente se hubiesen resuelto y ver a mis progenitores fuese toda la medicina que necesitaba. Porque no había sido sencillo, el estar lejos, me refiero. Crecer en una burbuja de cristal y luego salir y darte cuenta que no todo es como te lo pintaban no fue fácil. Quizá por eso Chace había elegido la opción número uno, la de usar los bienes familiares para crear su propio imperio. Pero yo no quería ser como mi hermano, de hecho, no quería ser como nadie de mi familia. Yo quería ser Liam, crear mi propia historia, construir mis propios sueños. Al principio mi decisión no fue bien vista, especialmente por mi padre, pero al darse cuenta que todo mi esfuerzo finalmente daba frutos y que no era tan mediocre como el pensaba, no dudó en apoyarme. Y ahora estaba aquí, parado frente a ellos, recibiendo aquella mirada de padre orgulloso que siempre había deseado obtener.
—¿Podemos mantenerlo como un secreto?— pregunté, o más bien pedí mientras le daba una mordida a uno de los panes que habían en la mesa. —¿Por qué?— la voz de mi padre sonó lejana, había caminado hasta la cocina para pedir una taza de café —es un gran logro, Liam— suspiré —lo sé, pero se supone que hoy es la noche de Chace. Va a traer a su novia y no quiero quitarle protagonismo, papá— él siempre me lo había quitado a mí, ¿por qué pagarle con la misma moneda?. —Aún me pregunto si todo esto de la relación es verdad, ¿sabes? Tu hermano no es de los que se comprometen demasiado tiempo, me da un poco de miedo que ilusione a la chica— asentí —supongo que tienes razón pero no tenemos motivo alguno para no creer en sus palabras— mi papá me miró y fue cuestión de segundos para que su mano ya estuviera golpeando mi espalda de manera amigable —cierto—.

Saludar a la familia nunca había sido una de mis cosas favoritas, tampoco el tenerlos a todos reunidos en mi casa pero debía sonreír y demostrar que estaba contento de verlos a todos. Aún así no podía dejar de pensar en la hipocresía del dinero. Cada una de las personas que estaban en esa habitación me habían dado la espalda cuando decidí estudiar arquitectura en lugar de negocios y ahora, como ya tenía una empresa bien establecida, todos estaban "orgullos de mí" y contentos de que hubiese seguido mis sueños.
Agradecí cuando Chace se asomó por el umbral de la puerta, de pronto todo había dejado de ser acerca de mí. Fue como si la familia recordara la verdadera razón por la que nos reunimos: Mi hermano mayor, el casanova de Londres, el dueño del imperio Payne, tenía una novia. Una de verdad. No de esas que sólo usas para c'oger y luego nunca vuelves a llamar. Entonces la chica se asomó y fue como una bala hubiese atravesado mi anatomía. ¿Adaimé? ¿Era enserio? ¿Ella era la víctima de Chace?.
Todos se levantaron a saludar y a darle la bienvenida, tanto a mi hermano como a su novia. Pasaron algunos minutos para que mi padre, una vez que todos estuvimos de vuelta en nuestros lugares, pudiera dar el brindis. —Mi sueño se ha realizado— rodé los ojos —mi hijo mayor, mi heredero, Chace, tiene una novia que ha sabido atarle bien las riendas— la miré, ella lucía un tanto apenada —y mi otro hijo, Liam, mi arquitecto, ha conseguido uno de los mejores proyectos de la historia...— lo fulminé con la mirada pero él sólo sonrió —su empresa cerró el trato hace unos días, van a construir el nuevo palacio en donde la familia real británica vivirá el próximo año y él será el arquitecto en cargo— sonreí un tanto abrumado cuando los aplausos inundaron el ambiente. —Gracias— mascullé. Quería hundirme en mi silla pero no tenía demasiadas opciones, además, ese triunfo merecía ser compartido, me lo había ganado yo, nadie me lo regaló. ¿Por qué no tener un poco de protagonismo por primera vez?.

El almuerzo avanzó rápido y para cuando me di cuenta la mayor parte de nuestros familiares ya se habían marchado, luego de llenarnos de felicitaciones a Chace y a mí.
Mis ojos se posaron en la castaña quien ahora caminaba hacia el balcón tratando de pasar desapercibida. Ya me imaginaba cómo habría de sentirse con todas las mujeres de mi familia dándole consejos para no soltar a Chace. No quise hacerlo pero mis pies tomaron vida propia, moviéndose hacia ella.
—Así que somos cuñados— murmuré —que pequeño que es el mundo, ¿no te parece?—.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por onedirection1 el Lun Ago 17, 2015 10:21 pm

{✿}    Adaimé REYNOLDS;
Recibí una bienvenida muy afectuosa por parte de la familia de Chace, y nadie perdía la oportunidad de recordarme lo mujeriego que Chace había sido antes de estar conmigo, entre otros comentarios a los que yo trataba de recibir amablemente, a pesar de que solamente lograban incomodarme más. En cambio mi novio parecía muy cómodo de estar recibiendo toda esa atención por parte de su familia hasta que simplemente fuimos conducidos hasta nuestros lugares en el comedor. Observé como el padre de Chace se ponía de pie con una copa en la mano, por lo que tomé la mía también y escuché sus palabras, a pesar de que se dirigió a mí como “la novia que ha sabido atarle bien las riendas”, logrando que me sonrojara y me removiera un tanto incomoda y luego dio la noticia de Liam, que me dejó un tanto sorprendida por su próximo gran proyecto. Según Chace, su hermano no era tan buen arquitecto como pretendía, pero si no lo fuera, no hubiese conseguido semejante proyecto. La habitación estalló en aplausos, y tuve que tomar la mano de Chace, ya que le había visto rodar los ojos y cuando me miró, le regalé una pequeña sonrisa.
 
Afortunadamente la comida no duró demasiado, ya que me asaltaron con muchas preguntas e intentos de consejos para retener a Chace, tanto que me sentía un poco atosigada, aun así pretendía mantener la calma y todo aquello. La familia de Chace se fue yendo poco a poco, aunque aún había unos cuantos ahí y en un descuido por parte de todos, comencé a caminar hasta el balcón aprovechando la distracción de mi novio con su padre.
 
Una voz grave me hizo girar mi rostro y una pequeña sonrisa se coló en mis labios al ver a Liam Payne acercándose a mí— eso parece— reí ligeramente y acomodé mi cabello hacia el otro lado— ayer cuando me diste tu tarjeta me di cuenta, pero ya te habías ido… supongo que no tuve la oportunidad de decírtelo— me encogí de hombros y me acerqué un poco a él, observando las inflamaciones de su rostro a causa de la pelea de la noche— no se ve tan mal como creí que luciría al día siguiente— por inercia subí mi mano hasta su mejilla y acaricie parte de su pómulo con la yema de mis dedos —creo que soy buena con los primeros auxilios— le guiñé el ojo con diversión y dejé caer mi mano a un lado de mi cuerpo. Ahora que sabía que yo era su cuñada, seguramente ya habría deducido que la persona que me había dejado botada y me había cambiado por sus amigos era su hermano.
 
—Felicidades por tu proyecto… es grandioso que vayas a estar a cargo de algo de semejante magnitud, eso seguro podrá ir en tu curriculum debajo de salvar a damiselas en peligro— ambos reímos hasta que escuchamos a alguien carraspear de forma nada disimulada, giré mi rostro y vi a Chace, le dediqué una pequeña sonrisa y él se acercó a mí, tomándome de la cintura de forma posesiva— ¿coqueteando con mi novia, Liam?— rodé los ojos y me separé de Chace, mirándole con el ceño fruncido— ¿es en serio?—negué con la cabeza y comencé a caminar hacia el interior de la casa— nos vemos, Liam— le dediqué una pequeña sonrisa y terminé de entrar a la casa, agradeciendo que no hubiese nadie por ahí, lo único malo era que no sabía hacia dónde ir, pero no me hizo falta, unas manos evitaron que yo siguiera caminando, girándome para quedar frente al castaño-claro de ojos azules, enarqué una de mis cejas y crucé mis brazos— solo estaba bromeando bebé… por Dios, es mi hermano ¿por qué tendría celos de él?— asentí sin darle mucha importancia, Chace acercó su rostro al mío y besó mis labios, aunque yo ni siquiera me moví. Se separó rápidamente y tomó mi mano— vamos, te llevaré a mi… nuestra habitación— asentí y me dejé conducir por él.
 
La habitación de Chace estaba muy bien ordenada, tenía unos cuantos trofeos de fútbol americano y unas cuantas fotos, al igual que una cama matrimonial, unos cuantos muebles y una gran ventana con vista a la playa, pero esta tenía una persiana. Chace me abrazó y besó mi mejilla— estoy ansioso por estrenar mi cama contigo—solté una risita y me separé de él, fulminándole con la mirada de forma divertida— ni lo pienses Chace, sigo molesta contigo— caminé hasta la cama y me senté en una esquina, tiré el sombrero que llevaba en la mesa de noche y quité mis zapatos. Moría de sueño y aún nos quedaba todo ese paseo que daríamos con los padres de Chace, ellos insistían en enseñarme Malibú.
 
Me acosté en la cama y cerré mis ojos, la cama se hundió y me acurruqué contra el cuerpo de mi novio— creí que estabas molesta conmigo— asentí con los ojos cerrados, disfrutando las caricias que él me otorgaba. Le escuché suspirar y relajarse un poco, me imaginaba que él también estaba cansado, ya que su noche seguro fue muy movida.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por onedirection1 el Lun Ago 17, 2015 10:24 pm

{†}   Jay McGUINESS;
Las propias palabras de Collin se clavaron en mi, la forma en la que le decía "papi" a él y por un momento, casi caigo en las amenazas de Olivia. Pero no, no iba a huir como un cobarde, le iba a demostrar a ella que estaba aquí por una razón y también, le demostraría que había cambiado, que no era el mismo adolescente irresponsable que había dejado atrás aquel día que se fue. Yo había cambiado, tardé en hacerlo, pero lo había conseguido y ahora tenía un objetivo claro.— No me importan tus amenazas Olivia, ve haciéndote una idea de que no me voy a largar y en cuanto a las amistades que dices... todos me hablan perfectamente, y si no lo hicieran, no me importa lo que piensen de mi— ella se detuvo por un instante y yo sonreí divertido, Olivia estaba hecha una furia —el poder que tiene tu prometido te convierte en una gallina, refugiándote en lo que Louis tiene para usarlo contra mi... que tengas una linda noche, le das un beso a Collin de mi parte— y sin esperar respuesta de su parte, me giré y caminé hacia el estacionamiento, consiente de las miradas que estaban puestas en mi, pero no me importó en lo absoluto, tal como se lo había dicho a Olivia, no necesitaba de estas personas, porque justo bajo la influencia de ellos, es que había arruinado lo que pudo haber sido un buen futuro con una familia.
 
Le pedí al valet que me trajera mi auto, no sin antes entregarle el ticket que ellos me habían dado primero. Estuve esperando mi auto unos cuantos minutos y fue justamente, cuando vi aparecer a varios paparazzi, pero todos se dirigían a la entrada del salón donde había sido la "reunión", obviamente todos buscando al príncipe y su prometida. Rodé los ojos fastidiado cuando subí al auto, quería estar ya en mi habitación y descansar. Conduje con tranquilidad hasta mi casa, con fortuna el tránsito era muy fluido, así que en cuestión de minutos, ya estaba estacionando mi auto en el garaje de mi casa. Activé la alarma cuando estuve abajo y caminé a la puerta principal, pero antes de que pudiera sacar mis llaves, la puerta se abrió y una hermosa rubia estaba ahí con mi playera puesta, con una sonrisa en su rostro. —Creí que llegarías más tarde— reí negando y entré a mi casa, tomándola de la cintura para poder besar sus labios suavemente —no me estaba divirtiendo— Kendall tomó mi mano y entrelazó nuestros dedos, conduciéndonos al interior de la casa —solo estuviste fuera dos horas, Jay... ¿todo está bien?— sus ojos reflejaban preocupación y me sentí mal por ocultárselo, pero si le decía, iba a querer que le contara lo que había sucedido y simplemente no tenía muchos ánimos de hacerlo, quizá para mañana. —Estoy cansado Kendall, ¿podemos hablarlo mañana?— la rubia asintió con un suspiro largo saliendo de sus labios. Interiormente también suspire, sabía que se había dado por vencida y no insistiría, cosa que definitivamente agradecía. Hasta que... —Ella estuvo ahí, ¿cierto Jay?— al instante sentí mi cuerpo tensarse y ni hablar del gran nudo que se formó en mi garganta y tuve que tragar. —Kendall, por favor... no ahora— subió las escaleras mucho más rápido que yo, nota de que estaba molesta. No era un secreto entre Kendall y yo que tuviera un hijo, ella lo sabía perfectamente y también lo que Olivia significó y significaba en mi vida. Kendall era mi novia desde hace pocos meses, pero antes de empezar la relación, yo había sido sincero en todo y aún así, ella lo había aceptado.
avatar
Mensajes : 1036

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por rusherschmidt el Mar Ago 18, 2015 8:40 am


Olivia Vandervilt.-
—Eso sería un completo escándalo, su majestad— Louis suspiró. Se notaba abatido. Llevábamos cerca de dos horas metidos en la oficina de su abogado sólo para escuchar lo mismo una y otra y otra vez: "Si se llega a saber que Collin Grimaldi no es el hijo biológico del príncipe se va a armar un gran escándalo, no sólo en Mónaco sino en todo el mundo".
No lo iba a negar, me sentía culpable. Realmente deseaba con todas mis ganas que Collin no fuera hijo de Jay. Si tan sólo hubiese conocido a Louis primero... Limpié la primera lágrima que resbaló por mi mejilla. Estaba exhausta. ¿Por qué él tenía que volver ahora? ¿Acaso no pensaba bien en todo el daño que nos había hecho y en el que nos estaba haciendo en esos momentos? Estaba destuyendo mi familia.
—Tiene que haber alguna otra solución, Scott. No sé... Algo para proteger a Liv y a nuestro hijo— ambos lo miramos, el hombre estaba en completo silencio, como si supiera algo que nosotros ignorábamos. Louis posó sus ojos verdes sobre los míos, sonreí de lado sujetando su mano. Era mucho más grande que la mía y me daba seguridad, me sentía en casa estando a su lado. —Podemos volver a Mónaco— mascullé y la mirada comprensiva de mi prometido pronto cambió a una de disculpa —eso no es posible, cielo. El único motivo por el que acepté venir aquí no fue sólo por tu reunión, yo también tengo algunas cosas que hacer, como la cena con los empresarios de esta noche. Debemos quedarnos aquí al menos un mes entero— solté su mano, estaba molesta. —Hay otra manera...— mi corazón se detuvo ante la voz del abogado —pero también va a causar un revuelo— genial, pensé, justo lo que necesitamos, más prensa. —Pueden adelantar la boda, si lo hacen, el príncipe Louis se convertirá en rey y Collin, al ser el único heredero pasará a ser príncipe, eso lo va a hacer prácticamente intocable, el estado mayor lo va a proteger, ningún abogado de ningún lado del mundo se va a atrever a llevarlos a juicio y menos por un rumor de paternidad— miré a mi prometido, se suponía que nos casaríamos a finales de año, la idea no sonaba tan loca pero había algo que me detenía —tu madre me va a odiar— murmuré levantándome de mi asiento —ella de por sí no me soporta, si adelantamos la boda solamente va a confirmar sus teorías de que me estoy casando contigo por el título— después de todo, yo era una plebeya y antes que yo llegara a la vida de Louis, mi suegra ya le tenía preparada a una futura esposa, una peliroja preciosa de buena posición social. —Olivia— sus manos sujetaron mi rostro —yo te amo más que a nada, mi familia no me interesa, ¿no te lo he dejado en claro ya? Adelantar nuestra boda es una buena idea, es más, me encanta... No puedo esperar a que lleves mi apellido, verte con tu vestido blanco...— sonrió —¿entonces? Podemos adelantarla para el siguiente mes, en cuanto volvamos a Mónaco nos casamos—.

Le di las gracias al chofer cuando abrió la puerta de la limusina. Louis y yo nos dejamos ser fotografíados por los paparazzi. Este era un evento de gala bastante importante así que Collin se había quedado en casa con su niñera y cuatro de nuestros guardaespaldas. Un pequeño grupo de empresarios británicos y sus familias se iban a reunir con la realeza francesa para hablar sobre nuevas maneras de mejorar las relaciones públicas entre los dos países. Todo estaba yendo bastante bien, mi prometido y yo íbamos pasando de mesa en mesa para darles la bienvenida, primero "compartiríamos" una cena y luego vendrían los negocios. Y digo "compartiríamos" porque nosotros estábamos sentados en la mesa de la reina así que no estábamos siquiera cerca de ellos. Sólo quedaba una mesa por saludar. Apreté la mano de Louis al ver al hombre de traje. Era Jay. ¿Qué demonios estaba haciendo aquí? A su lado estaba sentada una rubia bastante guapa aunque no supe cómo era que la habían dejado entrar con ese escote. Habían etiquetas y ella obviamente no las estaba siguiendo. Sonreí de la manera más engreída que pude. ¿Jay enserio quería tener trato con mi hijo cuando salía con una zo'rra? Reí en mi interior. —Bienvenidos— la voz de Louis sonó tranquila —disfruten su cena— y sin más mi futuro esposo y yo comenzamos a caminar hacia nuestra mesa, en donde, por cierto, estaba parte de la gente más importante del mundo.
avatar
Mensajes : 233

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: +вєт υ ωιѕн{ρνт-α∂α&σℓι

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 22. Precedente  1, 2, 3 ... 12 ... 22  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.